1)      ¿En qué se basa la Medicina Estética Natural?

La estética natural forma parte de la Medicina Natural o Naturopatía. No es una ramificación de ningún otro método, es decir que se trata de un sistema que engloba teoría y práctica clínica. De hecho, hasta el NIH (Instituto de Salud de U.S.A.) lo incluye dentro de los sistemas médicos alternativos o complementarios, junto a otros no occidentales como la medicina china o la medicina ayurveda. Existen además numerosas recomendaciones de la OMS para su aplicación. Básicamente, la medicina natural enseña que la enfermedad es señal de que el organismo ha perdido su equilibrio y que se ha deteriorado su fuerza vital. El eje fundamental de la Terapéutica Naturista es lo que Hipócrates, el padre de la medicina,  llamó: “Natura Medicatrix”, que es el poder que tiene nuestro cuerpo de regenerase y tender siempre hacia la autocuración.

Obviamente, para obtener este beneficio es necesario hacer algunos cambios, especialmente en el estilo de vida, en la manera de alimentarnos y en el enfoque holístico y equilibrado de la vida. Es necesario alcanzar las mejores condiciones de salud posibles para cada persona en particular, de este modo se induce la curación. El sistema naturista tradicional hipocrático, cultivado por la mayoría de los médicos naturistas europeos no germánicos, tiene entre sus más antiguos practicantes a Hipócrates, Pitágoras, Séneca y Paracelso. Su principal característica radica en la individualización terapéutica de acuerdo a factores como la edad, el estilo de vida, el tipo de piel y cabello y las posibles lesiones que presente.


2)      ¿Cuáles son los beneficios de utilizar elementos naturales en vez de las cremas o productos cosméticos que se venden en cualquier supermercado?

La estética natural posee importantes ventajas para la salud de la piel, pues fortalece y mejora las funciones dérmicas gracias a los componentes naturales vegetales, no dañando los tejidos. La utilización de materias primas de origen vegetal (hierbas, flores, algas, frutas, semillas y aceites esenciales) en la formulación de productos cosméticos es la llamada Fitocosmética, utilizada en Fitodermatología y Fitoestética. Dicha elaboración conlleva una ética ecológica, de preservación de los recursos naturales, sin residuos químicos  que podrían ser perjudiciales para el paciente o para el medio ambiente, además de estar libres de pesticidas, y de ingredientes genéticamente modificados.

La cosmética natural, es decir, elaborada con materias naturales no tiene efectos secundarios y no produce alergias, las cuales aparecen cuando se utilizan cosméticos con colorantes o excipientes demasiado agresivos para la piel. Por lo que podemos afirmar que la nueva cosmética tendera seguro, a utilizar materias naturales.

 

3)      ¿Qué elementos 100% naturales pueden usarse para el cuidado de la piel?

Innumerable cantidad de plantas y complejos fitoterápicos son utilizados en la actualidad en medicina estética natural, nombrare algunos y los más novedosos de momento:

 

El Aloe Vera Barbadensis Miller, es una verdadera herramienta terapéutica, tanto para uso externo como interno. Sus antecedentes en la antigua medicina egipcia y su capacidad para acelerar la cicatrización de las células y para aumentar la reproducción de las mismas con objeto de reparar el tejido dañado, concede al áloe un puesto de honor. El jugo de las hojas de esta planta se denomina acíbar y su gel es actualmente muy utilizado en estética natural corporal, facial y en cuero cabelludo.

Las células madres de manzanas llamadas “Uttwiler Spatlauber” son muy ricas en taninos y de alto poder antioxidante. Son ideales para favorecer el rejuvenecimiento de la piel envejecida, la disminución de arrugas, el incrementando la longevidad de las células de la piel, las cuales resultan más jóvenes y radiantes. 

Las células madres de Uva tienen propiedades antioxidantes, astringentes y bactericidas.

Retardan y combaten el envejecimiento, dan vitalidad y protegen la piel del estrés U.V.

La Uva Roja (piel, la pulpa y la semilla de la uva), es rica en polifenoles, gran antioxidante 100 veces más poderoso que la vitamina E, estos polifenoles, al igual que los del té verde, combaten a los radicales libres, moléculas inestables de oxígeno y causantes de envejecimiento celular.

 Las algas poseen sales minerales (calcio, potasio, sílice, magnesio), oligoelementos, glúcidos, mucílagos, aminoácidos esenciales, vitaminas A, B, C, D y E y clorofila. Estos elementos ayudan a la regeneración de los tejidos, y a mantener la estructura corporal de la piel. Las algas llamadas “micro estrelladas”, por ejemplo, utilizadas en los tratamientos, liberan sustancias que producen un efecto tensor, logrando un efecto lifting natural.

Algunos aceites esenciales como el aceite de oliva, de avellana, de nuez, de almendras y de Jojoba son ideales para tratamiento de  la piel y el cabello. Aportan gran cantidad de Vitamina A, (Acetato de Retinol) que estimula la producción de colágeno y Vitamina E, combatiendo la oxidación de la piel. Estos aceites están siendo muy utilizados en la actualidad como vehículo de otras sustancias antioxidantes como por ejemplo las vitaminas.

 

 

4)      ¿Qué cambios en los hábitos recomienda desde la Medicina Naturista para mejorar la salud y calidad de vida? (Tanto de la piel como del resto del cuerpo)

La Medicina Naturista recomienda al inicio de todo tratamiento una limpieza interna con el fin de eliminar la mayor cantidad posible de metabolitos toxicos acumulados en nuestro organismo y que son, en principio, los desencadenantes de muchos problemas de salud y en especial del envejecimiento. Debemos ver al organismo como un todo, una simbiosis perfecta en la cual cuando un órgano se enferma compromete a todos los demás. Lo más recomendable no es tratar solo la piel, como a un sistema aislado, sino que al ser esta de especial importancia, está sujeta al resto de nuestro cuerpo y puede verse afectada si existe alguna enfermedad de base o alguna manifestación de toxemia.

Por lo general en mujeres y hombres a partir de los 40 años, se empieza  a producir  el debilitamiento de los tejidos de soporte y cierta pérdida de firmeza en la piel, (especialmente de la cara) observándose la aparición de arrugas faciales y de flaccidez cutánea. Es entonces que paralelamente a las pautas dietarias naturistas, a los ejercicios respiratorios y corporales, la correcta hidratación y limpieza de los órganos, el alejamiento de vicios toxicos como el alcohol y el tabaco, y el manejo del estrés, se puede iniciar el tratamiento de la piel en forma local e intensiva, con productos naturales,  libres de sustancias químicas sintéticas, de acción más profunda, antioxidante y regenerativa. Estas sustancias naturales provocan una importante estimulación de la capa colágena y por consiguiente reafirman, elastizan y rejuvenecen nuestra piel.

Dirario La Nación

Septiembre 2011

Entrevista: Valentina Ruderman

Powered by FerozoSiteWeb hosting de Dattatec