EL HIGIENISMO

HIGIENISTAS norteamericanos pretenden haber inventado

el HIGIENISMO. Al tomar como símbolo a ignorar que era

Pero deben saber también que recogida por Hipócrates la antigua

doctrina higienista, nos fue transmitida por sus AFORISMOS. Actualizada

por los “neo-hipocráticos”, tiene, sin embargo, todavía

diferente interpretación entre alópatas y naturópatas. La concepción

bipocrática nos pareció siempre clarísima: ¿Estás enfermo?

Averiguaremos juntos lo que hicistes para enfermar   ¿Quieres sanarte?

Pues, “CONTRARI CONTRARIIS CURANTUR”, has lo contrario de lo que hicistes para

enfermar, y NATURA el verdadero médico (que es siempre para el hipocralismo la

“OPTIMA MEDICATRIZ”) te devolverá el equilibrio y la salud.

Ese razonamiento del “padre de la medicina” con su enfermo,

es todavía hoy el criterio del verdadero naturista. Es la genuina

interpretación del la alopatía, pero sólo bien interpretado por los naturistas.  

Hacer lo contrario es, para quien comió mucho y mal, ayunar o comer

menos y mejor; para quien llevó vida sedentaria, moverse más;

para quien estuviera exhausto, descansar. La medicina por los

contrarios se confundía. Para Hipócrates con la HIGIENE, puesto

que afirmaba en uno de sus aforismos: “LO QUE MANTIENE LA

SALUD, CURA LA ENFERMEDAD”.

El llamado “HIGIENISMO” de una escuela norteamericana

es, pues, la esencia de nuestro NATURISMO, desde nuestra iniciación.

(Ver además DIAGNOSTICO MEDICO Y NATUROPATICO Auscultación,

toma del pulso y temperatura, presión arterial, metabolismo basal,

análisis de sangre y orina, radioscopías y radiografías, etc... son

algunos elementos del diagnóstico clásico. Después de estudiar

los datos obtenidos y eventualmente realizar consultas con otros

“Higienismo” en parte alfabética).

 

en los Hospitales de Nueva York, habría demostrado un 50% de

errores.

Homeópatas y muchos naturópatas utilizan el diagnóstico

iridiano. Parten del principio que se produce en el organismo

humano una acumulación de substancias extrañas que los homeópatas

llaman PSORA, que hasta consideran puede transmitirse

por herencia de padres a hijos. Si bien hay cierta similitud entre

el criterio homeopático y naturopático a ese respecto, hay bastante

diferencia en ambos puntos de vista, en lo higiénico y sobre

todo en lo terapéutico.

En nuestro criterio, la iriscopía permite descubrir signos de

acumulaciones tóxicas y acidósicas, de traumas e inflamaciones

orgánicas y hasta signos de taras hereditarias, por lo cual resulta

un elemento interesante de observación del estado orgánico, en

el momento del examen. Permite, asimismo, en cierta medida,

definir las condiciones y sitios de menor resistencia y las probabilidades

mórbidas del sujeto. Posibilita así cierto pronóstico y la

observación de la evolución en el curso del tratamiento del paciente.

Sin dejar de tener en cuenta esos datos, ni despreciar los

datos aportados por el interrogatorio del propio sujeto, sobre tratamientos

médicos anteriores, el naturópata (o higienista) dará

siempre la mayor importancia a las investigaciones del método

anterior de vida del enfermo, a las que agregará un estudio de su

VITALIDAD, TEMPERAMENTO Y CAPACIDAD METABOLICA, para

poder prescribir el tratamiento adecuado.

En resumen, las investigaciones más interesantes para el diagnóstico

naturopático serán las siguientes: 1º) Interrogatorio sobre

hábitos dietéticos, actividad física, estado psíquico (preocupaciones,

conflictos, complejos, tristeza, neurosis, etc.; 2º) Proceso digestivo;

3º) Dolores u otras molestias; 4º) Piel seca o húmeda;

5º) Estado de los demás emuntorios (riñones, vejiga, intestinos);

6º) Diagnóstico del temperamento, de la vitalidad o constitución.

Además del interrogatorio, la observación del rostro, de los párpados,

del iris, de la lengua, dan datos importantes: 7º) Son interesantes

los diversos datos del diagnóstico cartoniano: a) desarrollo

del apéndice xifoides; b) color y desarrollo de las medialunas, o

Clínicos o especialistas, una estadística de los diagnósticos hechos

lúnulos de las uñas: vello del pecho y pantorrillas del varón;

c) Líneas de las manos (quirología) ; d) Desarrollo comparado de

los miembros (antropometría) ; e) Formas de la cabeza (fisionomía,

frenología, expresión del rostro y del cuerpo).

Todo buen observador hace en un instante el diagnóstico de

la vitalidad, constitución y capacidad metabólica y con el cambio

de impresiones con el paciente sobre sus gustos y costumbres,

está en condiciones de ayudarle a iniciar su tratamiento higiénico

(ayuno, nueva orientación dietética, ejercicios, reposo, baños, etc.)

cuyas normas constituyen sus mejores indicaciones curativas.

Esta breve reseña dará una idea bastante clara acerca del

criterio y de los conocimientos precisos para ser un buen instructor

naturópata, higienista o médico naturista. Pero según su estado

y su buen criterio, muchas personas podrán iniciarse solas,

bastando para eso que comprendan sus errores y se decidan a

enmendarlos. Cualquiera puede realizar un corto ayuno, teniendo

en cuenta nuestras instrucciones para iniciarlo y para cortarlo,

pasando a adoptar una dieta correcta.

(Ver “ALIMENTACION  RACIONAL  HUMANA” ).

Sin embargo, habiendo dudas o desorientación, oposición del ambiente familiar,

o un estado de agravación aparente o real, en el estado del

enfermo, podrá ser conveniente la ayuda de un instructor idóneo,

o médico dietista naturista capacitado.

Alópatas objetan contra el naturismo casos de afecciones graves.

Se citaba otrora la sífilis, para la cual era indispensable el

“tratamiento especifico, al 914”.

unidades de un antibiótico... Sin embargo, el Dr. Carton calificaba

la cura naturista de

CONTRA COMPLICACIONES LEJANAS”.

Ahora, se cura con un millón de“REMEDIO SOBERANO Y LA MAYOR GARANTIA

Admitamos que un enfermo de meningitis pueda ser salvado

con penicilina: que una peritonitis perforada pueda ser operada

con éxito; que la cirugía, en operaciones del cerebro o corazón

haya hecho milagros... Pero tambien cuántos fracasos hay ?.

Y si admitimos que en algún caso extremo la droga-milagro pueda

justificar su apodo, es evidente que una buena cultura higiénica hubiera

hecho seguramente evitable su empleo.

Frente a esos aparentes éxitos, hay millares de casos de fracasados

de la medicina (urémicos, reumáticos, esclerosos, eczematozos, hasta

casos de pénfigo, tumores del seno, gangrena diabética)

que pudieron sanarse, sin el tratamiento medicamentoso o

la operación decretados. (Véanse en la parte alfabética los casos

citados). Como se ve, admitimos lo realmente admisible de los

verdaderos “progresos” de la medicina y de la cirugía, en casos

extremos, pero lamentamos que no se reconozcan nuestras razones

y no se admitan los evidentes triunfos de los métodos naturales

en muchos casos donde fracasaron las drogas.

Profesor Doctor Juan Esteve Dulin 1976.

Powered by FerozoSiteWeb hosting de Dattatec