Acumulación de ácido en sangre, común en niños EEUU con diabetes.

Cuando se diagnostica por primera vez diabetes, aproximadamente uno de cada cuatro niños y adolescentes de Estados Unidos tiene una enfermedad potencialmente peligrosa para la vida que hace que su sangre sea más ácida de lo normal, reveló un nuevo estudio.

Conocido como cetoacidosis diabética, el cuadro se produce cuando los niveles de insulina secretados por las celulas beta del pancreas son tan bajos que no permite prácticamente el ingreso de azúcar en las células para la producción y consumo de energía.
Como consecuencia de este proceso, el organismo comienza a utilizar la grasa para obtener energía, lo que conduce a la acumulación de cuerpos cetónicos en la sangre (como resultado del metabolismo graso) y a su vez la utilización de proteínas como sustrato, produccíon hepatica de glucosa,y disminución por resistencia perisferica del consumo muscular de glucosa, con lo cual se produce una importante "hiperglucemia".
Entre los síntomas se incluyen poliuria (el niño orina mucha cantidad), náuseas, vómitos, trastornos gastrointestinales, dolor torácico, respiración rápida y superficial y somnoliencia. Puede verse como consecuencia de la permanencia de este cuadro sin tratamiento médico la aparición de un coma (cetoacidótico) e incluso la muerte si el problema no se aborda en un plaso razonable.

El hallazgo clave es que en Estados Unidos cerca del 30 por ciento de los niños con diabetes tipo 1 y el 10 por ciento de aquellos con diabetes tipo 2 tienen cetoacidosis, potencialmente peligrosa para la vida, en el momento del diagnóstico.
"Esperábamos tasas inferiores, dado el reciente aumento del reconocimiento comunitario de la diabetes juvenil y las mejoras en el tratamiento", dijo a Reuters Health la investigadora principal del estudio, la doctora Arleta Rewers.
"Aunque la pobreza, los obstáculos en el acceso a la atención sanitaria y los menores logros educativos de los padres aumentan aún más el riesgo, más del 20 por ciento de los niños de las familias más acomodadas son diagnosticados con cetoacidosis", añadió Rewers, de la University of Colorado en Denver.
El estudio Search for Diabetes in Youth (Búsqueda de la Diabetes en la Juventud) incluyó a 3.666 pacientes que habían sido diagnosticados de diabetes antes de los 20 años de edad en zonas de estudio seleccionadas de Estados Unidos entre el 2002 y el 2004.
Se realizó una revisión de historias clínicas de 2.824 de los pacientes, para determinar la presencia de cetoacidosis utilizando criterios diagnósticos estándar.
En total, el 25,5 por ciento de los sujetos tenían cetoacidosis cuando fueron diagnosticados de diabetes, indicó el artículo.
La proporción disminuía con el aumento de la edad, variando entre el 37,3 por ciento en los niños menores de 5 años y el 14,7 por ciento en los jóvenes de edades comprendidas entre los 15 y los 19 años.
Aproximadamente la mitad de los pacientes fueron hospitalizados en el momento del diagnóstico. La proporción de hospitalizaciones era mucho más alta en los pacientes con cetoacidosis, comparado con los que no tenían esa enfermedad: el 93 frente al 41 por ciento.
En análisis adicionales, los menores ingresos familiares, cobertura de seguro de enfermedad y educación de los padres fueron factores de riesgo de cetoacidosis en el momento del diagnóstico, según demostró el artículo.
"A la luz de la incidencia creciente de diabetes en Estados Unidos y en todo el mundo, un elevado índice de sospecha por parte de los padres y los proveedores de atención sanitaria puede reducir las tasas de cetoacidosis y el costo del cuidado inicial de la diabetes", dijo Rewers.
"Es esencial el reconocimiento temprano de los (tres síntomas clásicos de la diabetes) de aumento de la sed, la micción y el hambre con pérdida de peso", finalizó la autora.

Fuente: Reuters.

 Artículo  publicado en la revista "Pediatrics".

Link Original:

  ar.news.yahoo.com/s/reuters/080515/n_health/salud_diabetes_acidosis

Powered by FerozoSiteWeb hosting de Dattatec