Un elevado consumo de carne roja incrementa el riesgo de un tipo de cáncer de colon en mujeres

Investigadores suecos diferencian entre el tumor de colon distal, que es el que relacionan con la carne, y el proximal, que podría ser una entidad distinta.

Las mujeres que consumen frecuentemente carne roja parecen tener más probabilidades de desarrollar un tipo de cáncer de colon específico, localizado en la parte inferior del colon, pero no en la parte superior próxima al intestino delgado, según muestra una investigación publicada en el "International Journal of Cancer".

Para los investigadores del Instituto Karolinska de Estocolmo, estos datos refuerzan la teoría de que los dos tipos de cáncer de colon son entidades distintas y deben considerarse separadamente, al tiempo que recomiendan limitar el consumo de carne roja para prevenir el desarrollo de tumores.

En un estudio anterior observaron que las personas que más carne roja consumen presentan un riesgo un 50% mayor de desarrollar cáncer de colon respecto a las que consumen menos carne. Explican que contiene hierro y sustancias derivadas de la preparación de la carne que pueden ser carcinogénicas.

En el presente estudio revisaron datos de más de 61.000 mujeres durante una media de 14 años, relacionando los casos de cáncer de colon distal y proximal con los hábitos dietéticos. Así comprobaron que las mujeres que más carne roja consumían presentaban más riesgo de cáncer de colon distal, pero no proximal. En concreto, el riesgo de ese primer tipo de tumor mencionado aumenta un 70% por cada 100 gramos adicionales diarios de carne roja.

Entre otros resultados, citan que el consumo de pescado no parece influir en este tipo de tumor y que el de pollo parece reducir el riesgo ligeramente.

International Journal of Cancer 2005; 113:829-834

 

Powered by FerozoSiteWeb hosting de Dattatec