¿Por qué consumir productos orgánicos?

 


La agricultura orgánica es un sistema de manejo de cultivos que promueve la biodiversidad, respeta los ciclos biológicos de los suelos, aparte de ser también una gran fuente de trabajo ya que requiere mucha mano de obra a diferencia de la agricultura convencional  que utiliza básicamente maquinaria y tecnología para hacer todo el trabajo. La agricultura orgánica no usa fertilizantes artificiales, pesticidas de síntesis química ni semillas que han sido modificadas genéticamente. Los productos sintéticos de laboratorio usados en la agricultura convencional dejan en los cultivos residuos nocivos para el medio ambiente (tierra, aire, agua, animales) y la salud de las personas. La mayoría de estos residuos no son eliminados por el organismo y se van acumulando a lo largo de la vida. Muchos de los pesticidas utilizados hoy en día, han sido prohibidos en otros países debido a las consecuencias provocadas en la salud, relacionándolos con enfermedades como cáncer, alergias, asma.  Con estas formas intensivas y agresivas de cultivo, los suelos se degradan y es necesario adicionarle más y más fertilizantes artificiales para mantener el nivel de rendimiento, utilizando a la tierra como algo inerte, generador de riquezas, y no como un ser vivo generador de vida. El consumo de productos orgánicos es positivo para el medio ambiente y nuestra salud ya que los alimentos no pierden su valor nutritivo ni dejan residuos tóxicos en nuestro organismo ni en la naturaleza.

 

A continuación le brindamos información de algunos de los alimentos que ofrecemos

 

Los cereales:

La cebada es un cereal altamente energizante, ideal para promover la capacidad de pensar y concentrarse. Es muy eficaz para curas depurativas hepáticas, diurética, alcalinizante, antioxidante y protectora del cáncer. Es buena fuente de inositol, que evita la rigidez de los capilares, es tónico cardiaco, regula el colesterol, evita la acumulación de grasa en el hígado, protege el sistema nervioso y combate ansiedad y depresión. La cebada también posee vitaminas del grupo B, ácido fólico y vitamina K y su mayor virtud es su riqueza en oligoelementos: hierro, azufre, cobre, cinc, magnesio, cromo, selenio, yodo y molibdeno.

 

El mijo: Es un cereal energético, digestivo, diurético y alcalino. Se lo considera un alimento antiestrés. Es bueno para personas con acidez o mal aliento. Es rico en vitamina A, B, minerales. La gran cantidad de magnesio que tiene, lo convierte en un muy buen fijador del calcio. Es rico en silicio, mineral indispensable para mantener saludable la piel, cabello, uñas y dientes. Su contenido en lecitina y colina previenen el endurecimiento de las arterias. Se lo recomienda también para el buen funcionamiento del bazo, estómago y páncreas.

 

La avena: Es un cereal aconsejado para personas con presión alta, estreñimiento, colesterol, y problemas cardiovasculares. Contiene muchas proteínas, vitaminas del grupo B, incluso B9 (ácido fólico), hierro, calcio, magnesio, zinc, sílice, yodo y fósforo.

 

El arroz Yamaní: Es uno de los mejores alimentos para consumo diario. Es de fácil digestión y contiene abundantes vitaminas del complejo B, es beneficioso para el sistema nervioso y el cerebro, e indicado contra las alergias. Contiene fitina, que ayuda a expeler las toxinas del cuerpo.

 

Amaranto: No es estrictamente un cereal pero sus características nutricionales lo hacen semejante a éstos. Es una excelente fuente de calcio, hierro y fósforo. De muy fácil digestión. Comparable únicamente con la leche materna, supera en valores nutricionales a la mayoría de los alimentos.

 

Quínoa: Es un pseudocereal que proviene del altiplano boliviano donde se cultiva a 3000 y 4000 metros de altura. Contiene hasta un 30% de su peso en proteínas de alto valor biológico, proporcionando todos los aminoácidos esenciales que el organismo no es capaz de sintetizar por sí mismo y hay que tomarlos con la alimentación diaria. Al no contener gluten es un alimento apto para celíacos. Aporta grandes cantidades de vitamina C, E, B1, B2, B3 y ácido fólico. 60 gramos aportan un 95% del hierro necesario al día. Comparándola con otros cereales, es más rica en minerales como calcio, magnesio, fósforo potasio y hierro.  

 

Las legumbres:

Los porotos Aduki: Es una legumbre que contiene vitaminas A y del grupo B y hierro. Es favorable en el funcionamiento del corazón y sistema nervioso. Tiene propiedades depurativas, regulariza el funcionamiento renal y pancreático. Evita cálculos en los riñones y la vesícula y ayuda a regular el nivel de azúcar en sangre.

 

Las lentejas: Son legumbres muy ricas en hierro fácilmente asimilable por lo que combaten la anemia, vitaminas del grupo B, cobre, magnesio, fósforo, selenio y zinc. Son buena fuente de proteínas, son aconsejadas a personas que padecen diabetes, colesterol alto, y estreñimiento.

 

Los garbanzos: Una de las principales características de esta legumbre es su elevada riqueza en lecitina la cual controla los niveles de colesterol, también por su contenido de colina, son favorables para el hígado ya que ayuda a evitar enfermedades tales como cirrosis, hepatitis y cáncer de hígado. También contiene ácido graso linoléico (omega6), calcio, hierro, magnesio y vitaminas del grupo B (como el ácido fólico) Ayuda en la prevención de enfermedades cardíacas y circulatorias y estreñimiento.

 

Las semillas:

Lino: Estas semillas ejercen un efecto muy beneficioso sobre órganos como pulmones, corazón, estómago, intestinos, riñones, hígado, piel, presión alta, colesterol, etc. Contiene yodo, omega3 y un alto porcentaje de vitamina E. Se consume su aceite o las semillas enteras que deben ser masticadas intensamente para facilitar su digestión y asimilación de nutrientes.

 

Girasol: Es de alta calidad nutricional: contiene ácido linoléico el cual disminuye el colesterol total, reducen el riesgo de sufrir problemas circulatorios, y cardíacos. Contienen gran cantidad de hierro, potasio y magnesio, vitaminas de grupo B, D E y F.

 

Sésamo: Esta semilla se recomienda para la buena circulación y es una buena fuente de calcio y ácidos grasos insaturados. Previene el agotamiento nervios y aporta buena dosis de calcio, hierro, magnesio, fósforo, zinc, vitamina E, B1 y B2 y lecitina que es buena para la memoria, lucidez e inteligencia.

 

Chía: Esta semilla es el producto vegetal con mayor concentración de ácido graso esencial omega 3 (alfa-linoléico) el cual mejora la circulación sanguínea, previniendo problemas cardiovasculares y enfermedades relacionadas con la depresión. También es muy rica en antioxidantes los cuales retardan el envejecimiento y las enfermedades degenerativas al combatir los radicales libres. Buena fuente de  proteínas, vitaminas del complejo B, zinc, calcio, fósforo, potasio y fibra, la cual previene el estreñimiento y disminuye el riesgo de sufrir cáncer en el aparato digestivo.

 

Zapallo: Contienen proteínas de fácil digestión, ácidos grasos no saturados, vitaminas E, F, A y buenas cantidades de fósforo, magnesio y hierro. Son efectivas para la eliminación de parásitos. Estas se pueden consumir crudas o tostadas con un poco de sal marina.

 

Los aceites:

Los aceites  que ofrecemos son orgánicos, prensados en frío y sin refinar, manteniendo así intactas todas sus propiedades en su mayoría ausentes en los aceites refinados que se consumen comúnmente.

Aceite de girasol alto oleico: este aceite con las propiedades del aceite de girasol común, resiste altas temperaturas (hasta 200º aproximadamente), por lo tanto en caso de querer cocinar, saltear, hornear, elaborar panes, etc., deberá utilizarse esta variedad.   

Aceite de girasol: es el aceite con mayor cantidad de vitamina E, llamada la vitamina “antienvejecimiento” ya que combate los radicales libres. Reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y arterioesclerosis y disminuye el colesterol malo. Contiene omega 9, omega 6, vitamina E, K, A, lecitina y fitoesteroles, zinc, fósforo y magnesio. Es apto únicamente para condimentar (para cocinar utilizar la variedad “alto oleico” que resiste altas temperaturas).

Aceite de lino: este aceite de intenso aroma y sabor nos aporta vitamina A, E, omega 9, 6 y 3, tiene propiedades antfúnguicas, antivirales, antibacterianas, disminuye la presión alta, y el colesterol malo, es regenerador celular, ayuda en casos de síntomas menopáusicos, artritis, arterioesclerosis, contribuye a evitar la acumulación de depósitos grasos en tejidos y arterias, y es beneficioso para la salud de la piel, cabello y uñas. (no apto para cocinar, sólo como aderezo).

 Aceite de oliva: es rico en vitamina A, D, E y K, favorece la absorción de minerales como el calcio, magnesio, fósforo, zinc y es eficaz en el proceso digestivo, evitando acidez y facilitando el tránsito intestinal. Es regulador de la presión arterial, controla el nivel de glucosa en sangre y colesterol malo, es antioxidante y previene enfermedades degenerativas y cardiovasculares. (Apto para cocinar y condimentar)

Aceite de sésamo: reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, trombosis y arterioesclerosis, disminuye el colesterol malo y fortalece el sistema nervioso. Aporta omega 9, omega6, vitamina E y A, lecitina y fosfolípidos vitales para el sistema nervioso y la memoria, zinc, magnesio, fósforo y calcio.

 

Las algas:

Espirulina: Es un alga de agua dulce. Es una gran fuente de proteínas, ácidos grasos poliinsaturados, vitaminas A, B1, B6, B12, E y H, y minerales como calcio, fósforo, magnesio, potasio, sodio, manganeso, selenio, cromo, zinc y especialmente hierro. Activa el metabolismo, potencia la combustión de sustancias grasas y mucoformadoras. Mejora la actividad del sistema inmunológico, la digestión y absorción de minerales. Por todo esto es recomendada terapéuticamente en osteoporosis, arteriosclerosis, problemas circulatorios, y dermatológicos, colesterol, hepatitis, obesidad, diabetes, tumores, quimioterapia, anemias, desnutrición, dietas veganas, geriatría, desorden de la flora intestinal, estreñimiento y depresión.

 

Agar- agar: Estas algas contienen un principio activo, la gelosa, que es un gelificante natural de poder diez veces superior que la gelatina común (de origen animal). Se utiliza para realizar postres y gelatinas. Entre sus múltiples propiedades, encontramos que el agar-agar es regulador intestinal, diurética, desintoxicante, no aporta calorías, y neutralizadora de la acidez de los jugos gástricos, por lo tanto ideal para personas con gastritis, acidez, úlcera.

Las proporciones para utilizarla son de 10 gr. de agar-agar por cada litro de líquido; se mezclan y se cocinan durante 5 minutos y se deja enfriar en el molde hasta su completa gelificación.    

 

Kombu. Son un ingrediente básico en la comida vegetariana. Son ricas en yodo fácilmente asimilable, calcio, hierro, potasio, fósforo y magnesio, vitaminas Ay B. Fortalece los intestinos y es eficaz en el tratamiento de la colitis. Es alcalinizante, el ácido algínico que contiene actúa como depurador natural para los intestinos, amalgamando las toxinas en la pared del colon y eliminándolas en forma natural, es hipotensora, anticoagulante, modera desequilibrios hormonales, normaliza el peso, y tiene un marcado efecto antitumoral gracias a su alto contenido de fucoidina. Elimina metales pesados y residuos radiactivos en el organismo. En macrobiótica la aconsejan como reconstituyente y desintoxicante, en hiper e hipotensión, debilidad cardiaca, arteriosclerosis, colesterol, diabetes, artritis, flebitis, gota, cáncer, descalcificación, hernias, hemorroides, bocio, próstata, anemia, problemas pulmonares y circulatorios.

Se pueden agregar algunas tiritas cortadas con tijera en salteados de verdura y en la cocción de cualquier alimento como ser cereales, guisos, salsas, sopas, etc., y principalmente en la cocción de legumbres ya que por su contenido de ácido glutámico, ablanda sus fibras y por lo tanto el tiempo de cocción es mucho menor.

 

Fucus: Contiene vitaminas A, B, C y E y es muy rica en sales minerales como potasio, bromo, magnesio, calcio, hierro, silicio y sobre todo yodo. Contiene fucoidina que es un mucílago anticancerígeno. Es mineralizante, depurativa, antitumoral, adelgazante, anticelulítica, absorbe jugos gástricos, por lo que es útil en gastritis, reflujos esofágicos y acidez gástrica. También posee propiedades benéficas para casos de diabetes, estreñimiento y problemas respiratorios.  

 

Endulzantes:

La miel: Al ser un alimento muy sensible a la luz, humedad, calor, etc., es indispensable que si consumimos miel por sus múltiples valores nutricionales, consumamos miel orgánica, la cual no fue sometida a calentamiento, pasteurización, conservantes etc. como la mayoría de las mieles en el mercado, y así aprovechar al máximo todas sus virtudes. Entre algunas de las tantas propiedades de la miel orgánica encontramos que: es expectorante, calmante de la tos, estimula la producción de fosfatos orgánicos responsables de la regulación del ritmo y del riego coronario, es digestiva, protege el hígado, desintoxica, mejora la asimilación del calcio, aumenta los glóbulos rojos por lo tanto es recomendado en anemias, crecimiento, menopausia, osteoporosis etc., controla la flora bacteriana del tubo digestivo, tiene un marcado efecto calmante para casos de insomnio, fatiga, estrés, depresión, etc.

En caso de utilizar la miel para endulzar líquidos o comidas calientes, se recomienda incorporarla solo un instante antes de la ingestión, en lo posible cuando el alimento ya esté tibio, para poder así mantener óptimos sus componentes vitales.

 

Yerba dulce (Stevia Rebaudiana Bertoni) excelente sustituto del azúcar, no afectan la concentración de glucosa en sangre, por lo que resulta inocua para los diabéticos y útil en dietas hipocalóricas, también es cardiotónica y antiácida.

 

 

Tés y hierbas medicinales:

El té verde: Es recomendable el consumo de té verde en lugar del negro que comúnmente se consume, ya que su contenido de teína es mucho menor. También se le atribuyen propiedades antioxidantes.

El ban cha: Ban significa 3 años y cha, té. Es elaborado de acuerdo a la antiquísima tradición china y japonesa con las hojas del té verde que se recogen después de permanecer tres años en la propia planta, habiendo estas eliminado en ese período la teína casi en su totalidad. Es remineralizante, alcalinizante, y digestivo.

Diente de león: Es alcalinizante, incrementa la secreción de las glándulas digestivas, mejorando la digestión. Facilita el vaciamiento de la vesícula biliar, descongestionando el hígado y estimulando su desintoxicación. Es eficaz en casos de acidez, diurético y depurativo; favorece la eliminación de sustancias ácidas de desecho (ideal para gotosos y artríticos).

Manzanilla: Relajante, antinflamatoria, analgésica, digestiva, alivia dolores menstruales, antialérgica y estimulante del sistema inmunológico. 

Melisa: Antidepresivo, se usa para combatir la excitación nerviosa, la ansiedad, el insomnio.

Malva: Laxante, con gran poder antiinflamatorio.

Tilo: Es sedante, digestivo e hipotensor.

Uña de gato: Estimuladora del sistema inmune, antitumoral.

Boldo: Es digestivo, colagogo y sedante.

Poleo: Es digestivo,  sedante.

Cedrón: Nervios, espasmos, digestión.

Cardo mariano: Desintoxicante hepático.

Ginkgo biloba: Vasodilatador, tónico circulatorio.

Menta: Bueno para las vías respiratorias, digestivo y estimulante.

Muérdago: Tónico cardíaco, hipotensor, antitumoral.

Ortiga: Depurativo, presión alta y diabetes.

Incayuyo: Es digestivo, sedante y antiácido.

Pezuña de vaca: Antidiabético. Hipoglucemiante

Carqueja: Inflamaciones de hígado y vesícula.

Rompepiedras: Aperitiva, tónico estomacal, diurética, ayuda a disolver los cálculos renales y biliares, se emplea con éxito en reuma y gota.

Graviola: además de ser un coadyuvante en tratamientos de cáncer de pulmón, hígado, colon, páncreas, riñón y estómago, también es antibacteriano, antiparasitario, antiespasmódico, astringente, febrífugo, hipotenso, sedativo, estomacal y vasodilatador.

Pasionaria/Pasiflora: Sedante para el sistema nervioso: angustias, depresión, insomnio, estados de ansiedad, nerviosismo.

Árnica: Antiinflamatoria, antiartrítica.

Acoro raíz:   Tónico del estómago, antiespasmódico.

Corteza de Sauce: Analgésico, antifebril, anticoagulante.

Hipericon o Hierba de San Juan: Antidepresiva y tranquilizante. Antiséptica, astringente y cicatrizante. Colagoga, espasmolítica y vitamínica P (venotónica y vasoprotectora capilar). Indicada en ansiedad, depresión, terrores nocturnos, trastornos neurovegetativos asociados al climaterio (=andropausia y menopausia), enuresis (=incontinencia nocturna de la orina), espasmo gastrointestinal, gastritis, diarrea, colon irritable, asma, varices, hemorroides y fragilidad capilar. Uso externo en heridas, llagas, eccemas, quemaduras, contusiones, distensión ligamentosa y acné.

Sen: laxante, depurativo, estimulador de la diuresis.                           Valeriana: sedante, antiinflamatorio y ansiolítico.

Ambay: Bronquitis, catarro, asma.

 

 

La sal marina al ser menos refinada que la sal común posee más nutrientes, más oligoelementos y minerales, mayor contenido de yodo y al poseer más sabor, se emplea menos cantidad, por lo tanto la ingesta de sodio es menor.

La salsa de soja que ofrecemos esta elaborada con soja orgánica, y al ser un fermento de ésta, su digestibilidad es mayor y por lo tanto mucho más asimilables sus nutrientes.

 

Envíenos sus sugerencias o pedidos especiales

 

La información presentada en este sitio web (pagina web) es solo de caracter general y educativo. En ningún caso dicha información reemplaza la atención del profesional de salud que corresponde o el diagnóstico o tratamiento de una enfermedad determinada. Esta información es derivada de la revisión del tema a través de varias fuentes de consulta informativa Profesional, Editorial y Electrónica. Para cualquier decision en la utilizacion de fitofarmacos o plantas medicinales, asi como la utilizacion de medicamentos homeopatuicos para tratar dolencias suyas o de terceros, asi como tambien para la realizacion de dietas especificas o ayunos de cualquier tipo, siempre consulte a su medico previamente.

Powered by FerozoSiteWeb hosting de Dattatec